Un arquitecto para tu reforma – Los pasos previos

Esta entrada es la parte 2 de 3 de la serie Cómo te puede ayudar un arquitecto en una reforma
Antes de empezar tu reforma....
Antes de empezar tu reforma….

En el primer post de esta serie introducíamos la idea de que es muy conveniente contratar a un arquitecto cuando te estás planteando, o has dedidido ya, reformar tu vivienda. Hoy vamos a ver concretamente en qué te puede ayudar durante la fase preliminar de la reforma, es decir, cuando estás tratando de decidir qué hacer, en qué grado intervenir, cuando todavía no sabes lo que vas a necesitar ni los trámites que deberás seguir…. Te puedo asegurar que contar con un arquitecto que te asesore, que te ayude, que trabaje por y para ti -para eso lo contratas, ¿verdad?- te puede sacar de muchas dudas, te puede evitar muchos obstáculos, y te puede ayudar a sobrellevar todos los primeros pasos con muuuucha más tranquilidad.

En primer lugar, si no sabes qué hacer -qué reformar, cómo configurar los espacios, cómo iluminar…-, tu arquitecto te puede dar ideas. Muchas ideas. Buenísimas ideas. Pero volveremos a eso -y al proceso de diseño en su conjunto- en otro artículo de esta serie.

Una de las primeras cosas que deberías hacer es un levantamiento del plano de tu vivienda. Un arquitecto te ayudará sin problemas con esto: tomará las medidas necesarias in situ y elaborará el plano correspondiente, es decir, cómo está tu vivienda actualmente. Esto, evidentemente, no será necesario si ya dispones de este plano, aunque no está de más comprobar las medidas y asegurarse de que se corresponden con la realidad ejecutada…. te sorprenderías la de veces que hay errores “de bulto” en los planos, ya sea porque se han hecho modificaciones durante la obra y no se han reflejado en los planos finales; ya sea porque los que te han dado al final de la obra, al comprar la vivienda, son los iniciales de proyecto y no los modificados; ya sea porque fotocopia tras fotocopia mal hechas se ha deformado completamente la imagen; ya sea porque el anterior propietario los hizo “de aquella manera”; ya sea porque anteriores ocupantes han realizado modificaciones de las que no se dejó constancia en planos…. en fin… muchas posibles causas. El caso es que conviene conocer -y dejar reflejado en una planta bien hecha- qué existe realmente. Teniendo este plano “real” bien definido ya, tu arquitecto puede, también, cotejar los datos obtenidos con los que figuran en la escritura, o en el catastro, o en los instrumentos de planeamiento de tu municipio, por poner algunos ejemplos, y comprobar si todo se corresponde como debe.

Otra buena razón para encargar a tu arquitecto este levantamiento de planos es que la toma de datos permitirá situar elementos importantes a la hora de plantear la reforma, como pueden ser pilares, machones, muros de carga, vigas descolgadas (“jácenas”), conductos de ventilación, montantes de fontanería, etc. Incluso, si fuera necesario, también otros que podría pensarse que no es necesario reflejar en un plano como puntos de luz, mecanismos eléctricos, llaves de corte….. Por supuesto se incluirán puertas y ventanas, con sus dimensiones reales y sus sentidos de apertura, los tabiques con su espesor aproximado, los cerramientos -paredes que dan al exterior-, las superficies de las estancias…. Todo eso puede tu arquitecto situarlo en una planta del estado actual de tu vivienda (salvo que haya cosas “escondidas”, e incluso así podría “intuir” su ubicación en algunos casos), lo que será una gran ayuda en las fases de diseño y de ejecución.

Más cosas en las que puede ayudarte un arquitecto, en el caso de que ya tengas una idea más o menos definida de la reforma que quieres hacer: estimar, en una primera aproximación (un poco con “números gordos” todavía, luego se deben ajustar) las obras que has pensado realizar. Eso te permitirá hacerte una idea de inicial “dónde te metes”, y te puede ayudar a determinar si quieres intervenir en un grado mayor o menor del que has previsto en un principio.

También ayudará a dilucidar si lo que tienes entre manos es una obra menor o una obra mayor. La tramitación es distinta, los requisitos son distintos, y los permisos a solicitar también. Los problemas que puedes tener con los vecinos y con las autoridades si no haces las cosas correctamente, lamento decirte, también varían en un caso u otro. Puedes buscar en internet la diferencia, y, básicamente, encontrarás algo así como que una obra mayor es cuando cambias el uso de un inmueble, o bien cuando cambias la configuración exterior del edificio, o cuando modificas elementos estructurales. Pero todo esto depende mucho de la normativa de cada Comunidad Autónoma, e incluso de cada Ayuntamiento. Tu arquitecto, o bien conoce bien el caso concreto donde se ubica tu vivienda, o bien tendrá claro dónde, a quién y cómo hacer las cosultas pertinentes, ahorrándote tiempo y preocupaciones.

En función de que la obra sea de uno u otro tipo y de la práctica común del municipio en concreto, serán necesarios, o no, aspectos como la redacción de un proyecto, la figura de un director de obra -arquitecto-, de un director de ejecución -aparejador o arquitecto técnico-, de un coordinador de seguridad y salud… Tu arquitecto, con toda honestidad, te indicará los requisitos y los trámites a seguir, y te dirá si, a efectos de trámites, necesitas un arquitecto y/o un aparejador. Aunque ya te digo, como intento demostrar en esta serie de artículos, que aunque no te lo exija el procedimiento, te conviene contar con un arquitecto.

Otra razón más para contar con un arquitecto en las fases previas incluso a definir la reforma (y ya van unas cuantas): un arquitecto puede ayudarte detectando y dignosticando problemas -patologías- que tú no hayas percibido en tu vivienda -o de las que sí ye hayas percatado-: fisuras, humedades, desplomes, descuadres, desniveles, remates de acabados incorrectos, degradación de materiales, problemas con las instalaciones, o deficiencias en accesibilidad o en la eficiencia energética, o en el aislamiento acústico…. o mil cosas más. Lo bueno es que podrá diagnosticar las causas -que es lo importante- de esos problemas y plantear las actuaciones necesarias…. si fueran necesarias. En ocasiones hemos visto patologías que han alarmado a algún propietario, y que luego eran temas menores de fácil solución, o, a la inversa, problemas más serios a los que no se les había dado importancia y que suponían un riesgo grave a medio o largo plazo. Saber que alguien que conoce bien estos temas está a tu lado te ayudará a dormir mejor. Es lo que tiene ponerte en buenas manos.

Seguiremos analizando en próximas entregas en qué más (sí, hay mucho más) puede ayudarte un arquitecto con tu reforma. La de tu casa. Esa que te hace tanta ilusión y que esperas -con cierta ansiedad, eso sí- que salga genial.

Un arquitecto para tu reforma – Introducción

Maldita reforma
Esta entrada es la parte 1 de 3 de la serie Cómo te puede ayudar un arquitecto en una reforma
Necesito ayuda con esta reforma....
Necesito ayuda con esta reforma….

Vale, te has planteado o te estás planteando reformar tu vivienda. Es una idea genial, hay mucha ilusión puesta en esa decisión, mucha esperanza en el resultado final… a fin de cuentas es tu casa…. pero, ¿sabes?, te enfrentas a todo un reto…. Al principio puede que todo sean dudas: ¿Cómo empiezo? ¿Cómo gestiono todo lo que se me viene encima -que es no es poco-? ¿Merece la pena? ¿Necesito de verdad hacerlo? ¿Quedará bien? ¿Acertaré en el diseño? ¿Tendré suerte con la empresa o empresas constructoras que contrate? ¿Cuánto me va a costar? ¿Quién puede ayudarme? ¿Es más… hay alguien que pueda hacerlo?

Empiezo con este post una serie de artículos en los que iré comentando cuáles son las ventajas que puede ofrecerte contratar a un arquitecto y en qué puede éste ayudarte a la hora de realizar una reforma en tu vivienda (aunque lo que iremos viendo es, en general, aplicable también a otras atuaciones, como puede ser un local comercial, por ejemplo). Hay casos en los que la legislación actual (fundamentalmente la Ley de Ordenación de la Edificación, aunque también entran en juego otras regulaciones) exige que exista un proyecto redactado por un arquitecto, y una dirección facultativa -habitualmente formada por un arquitecto como director de obra más un arquitecto técnico (o aparejador) como director de ejecución-. Veremos más adelante cuáles son esos casos. Pero lo que va a ir apareciendo en esta serie es aplicable también a aquellas reformas que no precisen -al menos por ley- de un proyecto firmado y visado, las que se conocen habitualmente como “obra menor”. Evidentemente, no nos vamos a referir a operaciones que consistan exclusivamente en cambiar unos azulejos, o en sustituir unos sanitarios, o en pintar un salón…. Vamos a hablar de actuaciones un poco más complejas (o mucho), que abarquen desde un sencillo cambio de distribución de los espacios de la vivienda hasta una reforma integral, o una ampliación, por ejemplo.

Ya he mencionado anteriormente en este blog que en muchas ocasiones se percibe la figura del arquitecto con connotaciones claramente negativas. Una de ellas es entender que hay que contratarle y pagarle como si de un impuesto o tasa municipal más se tratara a la hora de acometer una obra. En consecuencia, siempre que se pueda, hay que evitar la figura del arquitecto a toda costa, y, si la reforma entra dentro del concepto de “obra menor” -y en ocasiones a pesar de que no entre-, en el pensamiento colectivo está profundamente enraizada la idea de que no hay por qué contar con sus servicios… es más, es mejor no hacerlo (te evitas problemas, ahorras dinero…) . Nuestra opinión es la contraria -obviamente por interés profesional, claro, pero, sinceramente, también porque hemos visto a muchas personas meterse en “berenjenales” tremendos sin un asesoramiento adecuado y, finalmente, pasarlo francamente mal, o, simplemente, obtener unos resultados muy por debajo de sus expectativas. Creemos firmemente que contar con los servicios profesionales de un arquitecto evita problemas e incluso puede suponer un ahorro.

Por ello, en esta serie voy a tratar de explicar todo lo que un arquitecto te puede aportar a la hora de reformar tu vivienda (vale, contarlo “todo” es imposible, dejémoslo en “gran parte”). Dicho de otra manera, intentaré enumerar los servicios que puede ofrecerte un arquitecto en esa situación, qué ventajas -y son muchas- supone contar con él.  De esa manera, además, resultará más sencillo entender qué honorarios percibe y en concepto de qué los percibe, así como por qué te merece la pena realizar ese desembolso.

Una última puntualización: el conjunto de servicios que te ofrece el arquitecto serán aquellos que tú le solicites. Te puede ayudar en un aspecto, en dos, en diez, o en todos los que comentaremos en la serie. Dependerá de lo que acuerdes con él -y cobrará en consecuencia, claro-.

Por tanto… permanezcan atentos a este blog…. Seguiremos con la serie pronto :).