Diseño que nos gusta #1

Empiezo con éste una serie de posts en los que iré comentando ejemplos, como dice el propio título, de diseño que nos gusta. Puede ser casi cualquier cosa: diseño gráfico, diseño industrial, mobiliario, interiorismo o, cómo no, arquitectura. Puede ser reciente o de hace décadas. Ya sea algo encontrado por la calle, en una tienda, en una página web, en un catálogo, en un libro o revista, en casa de un amigo…, cualquier cosa cabe si es diseño que nos gusta. Explicaré por qué nos gusta, qué nos ha llamado la atención, o cómo interpretamos el objeto o elemento analizado (coincida o no con la interpretación de los propios autores). Siempre que sea posible, se incluirá la referencia al creador o creadores, y dónde se ha encontrado el ejemplo en cuestión.

Qué es:

El primer «caso» de esta serie es algo tan aparentemente trivial como el logotipo para una barbería. Y nos vamos a referir solamente a él, y no al conjunto del local, sin que eso suponga desmerecer éste en absoluto.

Imagen:

20131129_135247REC

Dónde lo hemos encontrado:

En la propia ubicación de la barbería, en la calle Acisclo Díaz, nº3, de Murcia.

Quién lo ha diseñado:

El estudio Número 26, de Murcia

Cliente/Propietario:

La Barbería de Carlos Balsalobre

Por qué nos gusta:

El diseño con que comenzamos esta serie tiene una virtud fundamental que, creo, debe poseer todo buen diseño: la sencillez. Que no es lo mismo que simplicidad, aunque puedan, en ocasiones, ir unidos. ¿A qué me refiero entonces? A la virtud de comunicar una idea de forma directa, sin elementos superfluos que distorsionen la percepción de lo esencial.

En este caso, el uso exclusivo del blanco y negro, el empleo de una tipografía muy limpia, tipo sans seriff, geométrica (Futura o muy similar), y de la hábil combinación del «mostacho» con la letras «La» para conformar un rostro, dan como resultado un logotipo (¿imagotipo?) claro pero sencillo -podríamos decir que es muy claro por ser, precisamente, sencillo-. Y es una virtud porque comunicar unas cuantas ideas con unos (pocos) elementos gráficos que acaben constituyendo un «todo» de gran sencillez, habitualmente, supone haber trabajado mucho las ideas de partida, y haber recorrido un proceso de diseño que, paradójicamente, no es el más simple.

EL haber plasmado en la fachada de la barbería el logotipo con pintura y no con una impresión «perfecta» -algo que intuyo intencionado, aunque no puedo asegurarlo- sugiere el toque artesanal que tiene la actividad que se lleva a cabo en el local. Otro acierto.

 

Aclaración importante: esta serie se hace desde una total independencia, y, por tanto, no hay ninguna vinculación (salvo que se indique expresamente) con los creadores ni con los productores de los objetos o propietarios de las empresas citadas. Específicamente no hay ninguna contraprestación económica ni de ningún tipo por estas publicaciones. Aparecen, simplemente, porque son diseño que nos gusta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.